0 Comments

Inauguramos nuestro blog hablando de un tema que preocupa a muchos padres, especialmente ahora que todos vivimos deprisa y parece que los días pasan sin que nos demos cuenta. El tiempo que dedicamos a nuestros hijos.

Muchos son los padres y madres que se sienten culpables por no poder pasar más tiempo con sus hijos. La conciliación laboral y familiar no es fácil y en nuestro día a día nos suele faltar tiempo para casi todo: para hacer deporte, para estar con nuestros amigos, para ir al cine y sobre todo, para disfrutar de los más pequeños de la casa. Para disfrutar de ellos y con ellos.
Aunque parece difícil sacar más horas de donde no las hay, sólo hace falta organizarse y distribuir mejor el tiempo. Y priorizar. Porque aunque puede parecerte que siempre tienes algo más importante que hacer y que no puede esperar, si te paras un momento seguro verás que eso no era tan de vida o muerte.
Imagina que tienes una hora por la tarde para estar con tus peques, y al mismo tiempo una lavadora para colgar y la cena por hacer. ¿Qué crees que agradecerán más tus hijos: que la ropa esté recogida o que te tires al suelo a jugar con ellos? Prueba a hacerlo y sólo te hará falta ver su carita de felicidad para adivinarlo. La ropa puede esperar. Piensa que tus hijos sólo serán pequeños una vez y la ropa seguirá en la lavadora toda la vida.
Pero ojo porque tampoco se trata de que renuncies a todo para dedicarte todo el tiempo a ellos. Probablemente si tienes muchas tareas pendientes tampoco disfrutarás del rato que estés con tus hijos porque tu cabeza estará dándole vueltas a todo lo que tienes por hacer. Piensa que lo realmente importante para los niños es la calidad del tiempo que pasamos con ellos y no la cantidad del mismo. Así pues, más vale media hora para ellos en exclusiva que no 2 horas pendiente del móvil, de la olla en el fuego, etc.
Hay que tener en cuenta que la atención que les damos a nuestros peques les aporta cariño, confianza y seguridad. Todo lo que les damos a nuestros hijos nos lo devolverán ellos más tarde. Por eso necesitan sentirse queridos y comprendidos, y que no piensen que nos molestan porque tenemos cosas más importantes que hacer que estar con ellos.
 ¿Y qué mejor idea para compartir tiempo con tus hijos que venir a Family Room Café? Ya sabes que tenemos una magnífica zona “peque friendly” donde los niños pueden jugar mientras tú disfrutas de una deliciosa merienda. Podrás divertirte con ellos o también dejar que se lo pasen genial mientras tú te relajas un ratito. Ya lo sabes, ¡déjalo todo por un momento y ven a conocernos con tus peques!
Todo es cuestión de organización y de ser conscientes de que el tiempo vuela y lo mejor es aprovecharlo para estar con los que más queremos.
Write a comment:

*

Your email address will not be published.